Un disparo y varias horas de agonía: el femicidio que conmueve a Manuel Alberti

Familiares y vecinos de Karen López, joven de 25 años que fue asesinada por su pareja este sábado, realizaron hoy un pedido de justicia en la localidad de Manuel Alberti, de donde era oriunda la víctima.

El hecho ocurrió en Garín, más precisamente en la vivienda de Roberto Benítez Escobar (29), la pareja de Karen, detenido por la policía y acusado del femicidio. Con el correr de las horas, los familiares de la víctima fueron desentrañando cómo transcurrieron los acontecimientos, afirmando que la joven agonizó durante varias horas luego de recibir un disparo, sin recibir ningún tipo de asistencia.

“Estamos destrozados, sin palabras”, expresó a Materia Prima (FM Plaza 92.1) Leonardo Ríos, tío de Karen -es hermano de su madre-. Desde la Fiscalía de Escobar, el hombre agregó que “su pareja era un psicópata. Estaban juntos hacía unos meses, desde diciembre pasado”.

Reconstrucción

Karen se había mudado con Benítez Escobar, pero su familia ignoraba las situaciones de violencia, ya que ella no les habría contado. En cambio, en los últimos tiempos sí había manifestado sus deseos de cortar la relación y mudarse para vivir sola. “Ella intentó irse de esa casa, por eso le habíamos conseguido un lugar para alquilar. Se quería ir, pero no nos contaba por qué”, recordó su tío.

Precisamente, el sábado Karen habría intentado irse en forma definitiva, lo que suscitó la discusión que terminó en el crimen: “Él se había estado drogando toda la noche -afirmó Ríos-. Al otro día ella se levantó, trató de salir y discutieron”. En ese marco, “Benítez la golpeó y en un momento le disparó en el abdomen. La sacó a la calle, pero la volvió a meter en la casa, la dejó en la cama. Ella estaba consciente, pero se fue desangrando”.

Es decir que, si Karen López hubiese recibido atención inmediata, el desenlace pudo haber sido otro. Sin embargo, su pareja prefirió preparar una coartada mientras ella yacía malherida: le contó a la policía que habían salido a caminar cuando fueron víctimas de un robo, y que los presuntos ladrones le habían disparado a la joven. “Sus padres lo ayudaron a encubrir y limpiar”, acusa Ríos.

Minutos más tarde, las autoridades desbarataron la mentira, al tiempo que en la casa de Garín se hallaban manchas de sangre, una vaina servida, más prendas de vestir y sábanas en el lavarropas.

Justicia

“No puede quedar impune, por eso marchamos en Manuel Alberti”, expresó Ríos, quien entre llantos señaló: “No puedo creer que tengo que enterrar a mi sobrina. Tenemos que estar fuertes por su madre, si no esto va a ser un desastre. Ni una menos, por favor”.

Y pidió: “Mujeres, por favor hablen, no se callen, pidan ayuda. Que no haya más otra Karen”.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Un disparo y varias horas de agonía: el femicidio que conmueve a Manuel Alberti"

Deje un comentario