Un ataque a sangre fría en un barrio que hace años perdió la tranquilidad

En la tarde de ayer, Patricia Cedrón salió de su casa de Villa Morra para hacer ejercicio. De inmediato fue abordada por motochorros. Cuando quiso huir le dispararon a la cabeza. Se salvó de milagro. Se encontró el arma que habrían utilizado.

En la tarde-noche de ayer, el barrio Villa Morra sufrió un nuevo hecho de inseguridad, aunque de milagro esta vez no ocurrió una tragedia: Patricia Cedrón, vecina de 28 años, fue baleada en la cabeza por motochorros que intentaron asaltarla cuando había salido de su casa para hacer ejercicio.

Por el hecho aún no hay detenidos, aunque gracias a las cámaras pudo seguirse el recorrido posterior de los delincuentes, e incluso se secuestró el arma presuntamente utilizada.

Eran cerca de las 19.20 cuando Patricia había salido junto a un joven de 25 años de su casa de la calle Las Heras al 800. Apenas habían hecho unos 20 metros cuando, en la intersección con Castelli, fueron abordados por dos sujetos a bordo de una moto, quienes quisieron asaltarlos.

Asustadas, las víctimas salieron corriendo: en ese momento, uno de los delincuentes no dudó en dispararle a la joven. Por fortuna, el proyectil rozó el cuero cabelludo de Cedrón, quien de inmediato fue trasladada por su hermana en auto al Hospital Materno Infantil de Panamericana y Las Madreselvas, y desde allí fue trasladada en ambulancia al Hospital Austral.

Según indicaron las fuentes, la víctima se recupera en forma favorable y se encuentra fuera de peligro. Se aguarda su evolución para que pueda declarar ante la Justicia y dar más detalles sobre el hecho.

Investigación

Por lo pronto, minutos después del ataque llegaron al lugar efectivos de la comisaría Pilar 1º y el Comando de Patrulla, quienes se entrevistaron con la madre de la víctima y el joven que la acompañaba al momento del asalto. Además, se incautó un proyectil que impactó en la luneta trasera de la camioneta de un vecino de la cuadra.

La causa fue caratulada como “Tentativa de robo y lesiones” e interviene la UFI Nº1, a cargo del fiscal Raúl Casal. Si bien por estas horas aún no se dio con los delincuentes, gracias al análisis de las cámaras pudo seguirse su recorrido luego del hecho: así, las imágenes tomaron que ambos tomaron Panamericana hasta su intersección con la ruta 26, para luego dirigirse hacia la zona de Garín, Partido de Escobar.

Allí chocaron levemente con un auto, y aunque se levantaron y siguieron la fuga, se les cayó un arma. El revólver fue secuestrado en el barrio Las Liebres y es un calibre 38 largo, con dos vainas servidas.

Inseguro

Caracterizado por su tranquilidad en tiempos pasados, la inseguridad en el barrio Villa Morra fue creciendo en los últimos años con hechos de todo tipo. Entraderas, robos a casas, asaltos y –tal como sucedió anoche- la presencia de motochorros, ayudados por la cercanía con la Panamericana y las rutas 8 y 25.

La situación recrudeció entre fines de 2018 y principios de 2019, momento en que los vecinos decidieron agruparse para reclamar de manera colectiva, dando así lugar a numerosas manifestaciones.

En mayo de este año, el Municipio colocó una posta policial en la plaza del barrio, con la intención de reducir los hechos delictivos en la zona y acelerar la capacidad de respuesta. Ahora, un nuevo hecho –que de milagro no fue fatal- vuelve a poner en alerta a los frentistas.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Un ataque a sangre fría en un barrio que hace años perdió la tranquilidad"

Deje un comentario