Trump firmó una orden contra la violencia policial, pero evitó mencionar el racismo

El presidente de EU presentó una orden que “incentiva” a las policías locales a entrenar mejor a sus oficiales, pero se negó a abordar las demandas de los manifestantes o mencionar problemas raciales.

 Tras varias semanas de protestas masivas en cientos de ciudades de los EU, el martes el presidente Donald Trump -flanqueado por un nutrido grupo de policías- firmó una orden ejecutiva que pretende abordar el problema de la violencia policiaca, pero que al final del día no ofrece soluciones concretas.

La orden crea ciertos “incentivos” para que las policías locales certifiquen –a través de instancias independientes– que están a la altura de altos estándares en el uso de la fuerza y en técnicas para desescalar la violencia. Entre esos estándares estaría la prohibición de los estrangulamientos para someter a los sospechosos –técnica que le ha costado la vida a muchos detenidos, entre ellos a George Floyd– a menos que “la vida de un oficial esté en riesgo”, adendum que podría abrir la puerta para futuros abusos.

La orden ejecutiva también crea incentivos para que las policías contraten especialistas en salud mental, adicciones, y personas sin hogar. Esta parte sí va más en línea con las demandas de “quitar fondos a las policías” para destinarlos a programas sociales o staff que atienda llamadas de emergencia relacionadas con adicciones o enfermedades mentales. La idea en la orden de Trump sería que funcionaran como personal de apoyo para “ayudar a los oficiales a manejar estos encuentros complejos”. Buscaría además que hubiera mayor intercambio de información entre departamentos policiacos para evitar que oficiales despedidos en una ciudad puedan moverse a otra con facilidad.

Pero la principal demanda de los manifestantes y que el presidente ignoró por completo es la eliminación de la “inmunidad calificada”, una especie de fuero que blinda a los policías de ser demandados por sus acciones u omisiones durante el cumplimiento de su trabajo. Un ciudadano no puede demandar de manera individual a un oficial por violencia policiaca, por ejemplo, lo que abre la puerta a la impunidad.

Los activistas de Black Lives Matters y otras organizaciones exigen que se atienda además el racismo institucionalizado desde el que parte la violencia contra las personas de color y otras minorías. En el evento de hoy en los jardines de la Casa Blanca Trump se negó siquiera a mencionar la palabra “racismo”.

A todas las familias que están en duelo, quiero que sepan que todos los estadounidenses sufrimos a su lado”, dijo el presidente en su mensaje a los medios. “Sus seres queridos no murieron en vano. Somos una nación, sufrimos juntos y sanaremos juntos

El director ejecutivo de la Unión de Libertades Civiles de EU (ACLU), Anthony Romero, dijo que “la palabra que [Trump] tuvo miedo de usar es más memorable que todo lo que sí dijo”. Acusó al mandatario que usar a las familias de las víctimas -con quienes se reunió antes de la conferencia de prensa-“como decoración mientras ofrecía palabras vacías de simpatía, reformas anémicas, y una triste retórica vacía – por usar una palabra del vocabulario del presidente”.

“¿Qué está mal con esta imagen?”, cuestionó Romero. “El presidente tuvo un verdadero desfile de belleza de oficiales de la ley parados detrás de él mientras firmaba una orden ejecutiva que se supone era una respuesta a las demandas ciudadanas de las semanas recientes”, acusó el activista.

La presidenta de la Asamblea y líder de los demócratas Nancy Pelosi calificó la orden de Trump como débil. “[El presidente] hizo alusión varias veces a que el Congreso tendría que hacer más. Sí sería fácil hacer más, porque él se quedó muy corto”, dijo Pelosi. La Asamblea está por votar la propuesta de reforma policial presentada por lo demócratas, misma que seguramente morirá una vez que llegue al Senado.

“A todas las familias que están en duelo, quiero que sepan que todos los estadounidenses sufrimos a su lado”, dijo el presidente en su mensaje a los medios. “Sus seres queridos no murieron en vano. Somos una nación, sufrimos juntos y sanaremos juntos. No puedo imaginar su dolor o la profundidad de su angustia, pero les prometo que pelearé por la justicia de todo nuestro pueblo”.

A pesar del aparente mensaje conciliatorio, el presidente enfatizó que “la ley y el orden deben ser restaurados” y acusó a los manifestantes violentos de no defender ninguna causa y sólo buscar problemas.

“Los estadounidenses saben la verdad, sin la policía, hay caos”, dijo, en referencia a los llamados por retirar fondos para los departamentos de policía. “Sin ley, hay anarquía, y sin seguridad, hay catástrofe”, advirtió el autroproclamado presidente de la ley y el orden.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Trump firmó una orden contra la violencia policial, pero evitó mencionar el racismo"

Deje un comentario