La marcha de los barbijos #7M un fracaso, la Cuarentena, la única salida.

Mientras que la lucha contra el COVID-19 se desarrolla en dos frentes, hay quienes aprovechan sin prejuicio alguno, estas sucesiones de hechos que ponen en aprieto a una sociedad que ya viene con pronóstico reservado por las políticas mezquina del último gobierno. para mostrar justamente su mezquindad y desprecio a la vida.
 
 
 
Por Jesús Marcelo Delise @Marcelodelise
 
 
Los golpes dirigidos con alevosía a un estado que de la noche a la mañana, compró un catalogó de comunista según algunos ex funcionarios, dejan huellas que confunden a la población mientras se buscan con mucha artimañas y mala leche, sacar de la oscuridad a quienes hace no más de cuatro meses, fueron desplazados por un pueblo que los acusó de mala praxis.
 
El periodismo mal llamado independiente, está acostumbrado a vender a cristo por menos de 30 monedas y al buen estilo del Iscariote, agitar incansablemente a una sociedad desprevenida, con la esperanza de llevar un poco de agua a su molino.
 
Personajes como Eduardo Feinmann siembran detrás de cada exposición, odios enlatados y todo mientras manifiesta sin filtro tener las bolas llenas con la cuarentena, mientras tanto, aprovecha la volada para difundir marchas y cacerolero, con la esperanza de hacer una buena muestra mediática para que la ridiculez, solo siga escalando escalafones.
 
Está muy claro que las redes sociales son al día de hoy, un medio que se acomoda cada vez más a la información en vivo, la difusión de cualquier material real o mentiroso logra multiplicarse de manera exponencial con solo clik.
 
Existió una cita llamada #7M que se multiplicó en las redes sociales, un mensajes con diferentes horarios y modalidades que propuso una protesta durante la cuarentena, con eslogan que rozan el absurdo y la esquizofrenia.
 
Está muy claro que siempre hay lugar para la estupidez, lo que no está muy claro, es como hay personajes que alguna vez, pudieron conducir los destinos de la nación y hoy, son los protagonistas de un agite social donde todo puede terminar mal, después de todo, El COVID-19 no distingue posición ideológicas, solo se dedica a matar silenciosamente.
 
Mientras periodistas como Luis Majul escupen veneno contra el gobierno, un fiscal de Rosario investiga la convocatoria a la “marcha de los barbijos” que tuvo como resultado a la nada misma, claro que al verse desdibujado en las esquinas de toda la argentina, apuntaron todo su arsenal al retumbe de las cacerolas que lamentablemente, solo alcanzó al éxito desde la mirada de un canal de noticia como TN.
 
TN un canal donde el periodismo es mas independiente o mejor dicho dependiente de las corporaciones, solo mostró unas pequeñas cuadra de la capital federal, sin darse cuenta que una melodía de fondo, entonaba alguna marchitas que dejaban en claro, la aprobación no era unánime.
 
La marcha de los barbijos #7M sin lugar a duda fue un llamado a la criminalidad, y dejó en claro que hay personajes de la vida política muy identificados, que fueron parte de un organigrama de incentivos absurdos.
 
La idiotez de algunos, fue muy grande, «Marcha de los barbijos contra el comunismo» o “7M”, convocada en todas las esquinas del país, el objetivo, terminar con la cuarentena, a la que consideran «un invento del populismo para ir tomando en sus manos el control total de la economía» una reflexión netamente payasesca, que dio como resultado la muestra que los estúpidos, cada vez tienen menos voz y voto en nuestro país.
 
Lo cierto es que ya hay una causa penal, que se inició en Rosario por la Asociación de Víctimas de Trolls. La denuncia fue radicada en la Fiscalía Especializada de covid-19 de la provincia de Santa Fe, y dejó en claro que la marcha de haberse concretado, hubiese violado el aislamiento social, preventivo y obligatorio, lo más absurdo, es que toda esta realidad, pretendió alimentarse desde usuarios que hablaban de libertad, olvidándose que a diez metro bajo tierra, la libertad es alimento para los gusano.
 
Twitter fue tendencia el hashtag #7Mamertos, algunos medios avalaron la iniciativa y hasta se tomaron el trabajo de afirmar que estaban de acuerdo con la medida.
 
Por otro lado, la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, salió al cruce del Presidente Alberto Fernández quien señaló, «dentro de la oposición hay quienes plantean levantar la cuarentena contra el coronavirus inmediatamente y eso es llevar a la muerte a miles de argentinos».
La dirigente del Pro acusó al jefe de Estado de asesino. «Es el quien quiere matar gente» manifestó mientras dibujaba la manera más simpática de justificar una aberración con alto grado de ignorancia.
 
El decreto de aislamiento social y preventivo que dispuso el Gobierno nacional para evitar un estallido de casos con coronavirus, puede haber sido enemigo de una economía ya lastimada y desangrada, pero indudablemente, mostró a la argentina en absoluto estado de sensatez y el mundo entero tomó su ejemplo a nuestro país, para planificar una estrategia de lucha contra un enemigo silencioso y letal.
 
Se agudizó la falta de trabajos informales, las industrias se muestran abandonadas y parte de las pymes que pudieron resistir cuatro años de sequía, terminaron recibiendo el golpe mortal.
 
La TV muestra a una parte de la sociedad incluso disfrutando de la cuarentena, mientras un sector más amplio que pertenece a la clase más baja, vive entre las sombras, debatiendo si tiene que salir a buscar el sustento y morir en el intento, o resguardarse en la desolación de su habita.
 
La cuarentena obligatoria seguirá su curso y de apoco, algunos sectores de la sociedad podrán reencontrarse con sus labores, pero sin dejar de respetar el distanciamiento, los sectores sociales vulnerables, son sin duda los más afectados y serán los primeros en caer cuando el grifo vaya abriéndose cada vez ma.
 
Aquellos que viven el día a día y hacen “changas” para llevar dinero a sus casas, tendrán que esperar para salir de la cuarentena o buscar alternativas en la clandestinidad, mientras sobrevive con la ayuda económica que otorga el gobierno y que solo sirve para sobrellevar algunas heridas vagas, pero no el flagelo de una pobreza que por el momento se hace cada ves más notoria en los sectores más bajos y vulnerables.
 
En todo este panorama donde la incertidumbre es protagonista, los más poderosos seguirán apuntando sus municiones pesada hacia un gobierno que tiene muchos conflictos que resolver, los medios de comunicación seguirán siendo la vos de los mala leche y los personajes que quieren resurgir del olvido, continuarán hablaban de libertad, que como dije anteriormente, a diez metro bajo tierra, solo sirve de alimento para los gusano.
 
Compartir nota

Sea el primero en comentar en "La marcha de los barbijos #7M un fracaso, la Cuarentena, la única salida."

Deje un comentario