Imágenes que duelen: el drama de cientos de niños a la deriva en Ceuta

Usando botellas como flotadores, cientos de menores se arrojaron al mar para ingresar ilegalmente a España. Las autoridades no pueden regresarlos y deambulan esperando atención social.

La crisis migratoria sin precedentes en Ceuta, que ha enfrentado a los gobiernos de Marruecos España, ha abierto su capítulo más doloroso con escenas de niños a la deriva en el mar, desesperados por llegar a territorio español y temerosos de las consecuencias sobre su vida en caso de ser regresados a su pueblo de origen.
 

 

Desde el lunes, una marea humana de más de 8.000 candidatos al exilio, en su gran mayoría marroquíes, cruzaron sin problemas al pequeño puerto español gracias a un relajamiento de los controles fronterizos marroquíes. Entre ellos hay un número impresionante de jóvenes que partieron solos y niños de baja edad llevados por sus familias.

Al menos un millar de menores no acompañados deambulaban este jueves por Ceuta tras entrar a esta ciudad española en el norte de África en los días previos.

Y si bien la mayoría de los adultos que entraron en los últimos días fueron devueltos a Marruecos o se fueron por su propio pie, la ley impide a los menores no acompañados que sean regresados. Los niños se encuentran agolpados en carpas que sirven de albergues y otros deambulan por las calles.

La realidad de los jóvenes migrantes fue capturada este jueves por un video publicado por el diario español El País, donde se puede ver a un joven de 16 años llegar a la costa de Ceuta con un flotador hecho con botellas de plásticos.

Rompiendo en llanto, se niega a llegar a la playa para no ser detenido por las fuerzas de seguridad. “Traten de entendernos”, grita con desconsuelo.

La angustiante escena se sumó a la imagen de un bebé al que un agente de la guardia civil española salvó de ahogarse el miércoles y que dio la vuelta al mundo.

La mayoría de los menores que quieren exiliarse provienen de familias pobres, están desescolarizados y a veces hacen pequeños trabajos para sobrevivir.

Este flujo “impresionante” de niños hacia la frontera no tiene precedentes según Omar Naji, un militante marroquí de derechos humanos que sigue la cuestión migratoria.

Su expulsión por parte de España es contraria a los tratados internacionales de los derechos de los niños“, aseguró indignado. “Las autoridades marroquíes los han implicado para presionar a España con fines políticos”, condena al mismo tiempo.

Además del millar de niños que deambulan por las calles de Ceuta o que están en improvisadas carpas de atención, según el Ministerio de Interior español otros 1.500 fueron regresados a Marruecos.

En 2018, el Consejo Económico, Social y Medioambiental de Marruecos (CESE), un organismo oficial, había advertido de la “vertiginosa” brecha que separa a los 11 millones de jóvenes marroquíes del resto de la sociedad y del “gran desafío” que plantea su inserción social.

Los jóvenes de entre 15 y 34 años (un tercio de la población) son los grandes olvidados del crecimiento económico del país, según ese informe.

La situación se agravó más con la crisis vinculada a la pandemia de Covid-19. Dos de cada cinco jóvenes que viven en centros urbano estaban sin empleo, según cifras oficiales para 2020.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Imágenes que duelen: el drama de cientos de niños a la deriva en Ceuta"

Deje un comentario