Está muy claro que hay un antes y un después de esta pandemia, el futuro está en nuestras manos, pero es necesario que tomemos conciencia

Parece que ya ha pasado mucho tiempo, desde que los  habitantes del planeta estamos en combate frontal contra una de  las  pandemias más  graves  de  la  historia  de  la  humanidad. 

 

Por Jesús Marcelo Delise jmdjesusmarcelo@gmail.com

En Argentina todo  Comenzó tibiamente,  pero  a medida que experimentamos las consecuencias del avance de una enemigo silencioso y letal,  fuimos incorporando a nuestra vida medidas extremas.

Desde entonces,   a través de los medios tradicionales y las redes sociales, experimentamos todo tipo de sensaciones y  los indicadores nos iba mostrando que la muerte podía estar del otro lado de nuestra puerta, solo bastaba que nos descuidáramos  un segundo, para que la vida y la muerte, estallen en un final que hasta parece macabro.

Respecto a las características del virus, sus causas, sus consecuencias, las instalaciones sanitarias de los países, las estadísticas globales,  a su comienzo solo nos hablaba de un frente de batalla que parecía estar perdiendo la pelea.

Asimismo, en nuestro país, en la medida del agravamiento de la situación,  el  pedido  de  colaboración a la comunidad en la observancia de las reglas de aislamiento o   cuarentena, tomó rumbos especulativos y una vez más, la tragedia, la vida y la muerte, se transformaron en un negocio poco feliz.

En la apropiación del concepto de “libertad” hay quienes decidieron que negar la realidad es parte de sus derechos, es defender a la república y por sobre toda las cosas es poner a raya al populismo.

Lo cierto es que desde las Fake news hasta el constante bombardeo de los medios que han hecho de la pandemia un caballo de Troya para entrarle al gobierno, la estupidez,  ha sido un factor ponderante en algunos sectores sociales que con su accionar,  dejaron muy en claro que no hay vacuna para los necios

Hace unos días, esta redacción tuvo una charla con Coco,  un encargado de panteón desde hace más de 20 años en el cementerio de la chacharita y nos contaba que lo vivido en estos tiempos de pandemia,  no lo ha visto jamás y con el afán de pedir que tomemos conciencia,  nos dejó un material que habla con mucha claridad de los estragos del Coronavirus.

Coco nos decía «Aquí estaban los que quemaron barbijos, los que se negaron a ser vacunados, los necios que hablaban de libertad y como niños caprichosos se pusieron rebeldes» «nunca en tantos años he visto como la tierra de este cementerio se ocupaba con tanta rapidez»

Están las Vacunas,  más del 70% del país, al menos recibió una dosis, pero aun asi, si no tomamos conciencia, todo el esfuerzo será en vano

Abrir horizontes, pensar el futuro, comprender el presente en su complejidad, son tareas claves para transformar todo este sufrimiento en algo positivo. El impacto y la expansión del COVID-19 hacia todos los rincones del mundo y los efectos que permanecerán en el corto y mediano plazo, son materia ineludible y nos exige pensar en cómo construimos nuestro futuro.

La vacuna contra el Coronavirus ya ha mostrado  su eficacia,  ahora nos toca a nosotros tomar conciencia para entender  que la libertad, no se nos ha dado para hacer lo que queramos, que  a la república la defendemos con actos responsables y no quemando barbijos o saliendo en cuanto programa de TV nos invite a ser protagonista para fomentar la estupidez. La vida es un regalo divino y para cuidarla, tenemos que cuidarnos.  

Venimos de un camino cargado de angustia, somos parte de generaciones que vieron partir a un vecino, una amigo, o un ser amado sin poder siquiera despedirlo. Estamos logrando la curva hacia abajo y en consecuencia, cada vez son menos los infectados y las muertes, pero está muy claro que hay un antes y un después de esta pandemia y el futuro, bueno, el futuro está en nuestras manos. 

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Está muy claro que hay un antes y un después de esta pandemia, el futuro está en nuestras manos, pero es necesario que tomemos conciencia"

Deje un comentario