En el distrito de Pilar ¿Puede una niña de 15 años morir por desnutrición? 

Iris García vivía en un asentamiento Villa Rosa Pilar, en diciembre, le habían diagnosticado bajo peso y este viernes 2,   murió tras esperar por dos horas la ambulancia.

 
 
Por Jesús Marcelo Delise

 

Un mundo con hambre cero,  influirá positivamente en nuestra economía,  en nuestra  salud, o educación, y sin lugar a duda, acortaría la brecha que hay entre los que más tienen y los que más necesitan.

No cabe duda que donde hay  hambre extrema y malnutrición prevalece un enorme  obstáculo para el desarrollo sostenible mientras se constituyen una trampa de la que resulta casi imposible salir.

Hablar de hambre y  malnutrición, es hablar de personas poco productivas y más propensas a sufrir enfermedades, hablar de hambre y malnutrición, es hablar de personas que han perdido esas herramientas que las hacen capaces de ubicarse fuera del lado social marginado.

Alguna vez escuchamos al titular de la organización Red Solidaria Juan Carr afirmar que  el hambre cero está a la vuelta de la esquina mientras describe la gran producción de alimentos que tiene nuestro país y los programas sociales que trabajan para lograr ese objetivo,  por otro lado, el ex presidente Mauricio Macri,  basó toda su campaña política en un objetivo  ambicioso que pregonaba una Argentina con pobreza cero.

Pero, en Pilar, un  distrito donde corre la abundancia, ¿se puede morir de hambre?

Esta Redacción quiere hablar de Iris, una niña de 15 años que  vivía en una casa muy precaria en Pilar,  más precisamente en  Villa Rosa,  quiere hablar de una niña que en diciembre, le habían diagnosticado bajo peso  tras una internación por un golpe en una de sus piernas y que el este Viernes 2 falleció en el Hospital Juan Cirilo Sanguinetti, luego de esperar cerca de dos horas la llegada de la ambulancia.

En una charla con colegas de distintos medios, nos pudimos preguntar, cómo es que Iris García no ocupó la primera plana en los periódicos más importantes de Buenos Aires, pero claro,   también nos preguntamos cómo es que nuestra redacción, tampoco se hizo eco de una crónica que nos debería tener completamente desvelado y haciendo un mea culpa frente al trabajo que estamos realizando a la hora de informar.

Por suerte, alguien nos dijo que nunca es tarde y que un hecho de estas características debe darse a conocer, porque en un distrito tan rico como lo es nuestro querido pilar, no puede morir ninguna Iris García más por hambre.

Cuenta los hechos,  que en la mañana del viernes 2,  una vecina se acercó a la casa de la familia de Iris tras enterarse por su hermano, que ella estaba muy enferma y que por eso, no estaba acudiendo al merendero del barrio.

Cuentan los hechos que el cuadro que esta vecina encontró fue muy desolador, la adolescente de 15 años, se encontraba en una cama, esperando que acuda una ambulancia para trasladarla al Hospital Municipal y que esta, llegó recién tras dos horas de llamados y desesperación por parte de la familia.

Juan,  el padre de Iris,  habló con Vanina, una colaboradora del merendero «Manitos Unidas»  donde Iris asistía junto con su  hermano, y le relató el fatal desenlace,  «después de llegar al Hospital Municipal, me dijeron desde el área administrativa que mi hija estaba bien».

Lo cierto, es que Juan no tuvo un parte médico oficial, y horas más tarde de haber llegado al hospital, le informarían sobre el fallecimiento de su hija Iris. 

Según la autopsia,  falleció por un paro cardiorrespiratorio.

Víctor,  tío de Iris, supo contar a los medios  que en diciembre,  internaron a su sobrina por un golpe en una rodilla y le diagnosticaron «bajo peso» y claro, debido a la situación compleja  en la que transitaba toda su familia,  creyó que se acercarían desde el municipio,  con el fin de obtener una ayuda del gobierno local. Nada de eso sucedió.

El único ingreso con el que cuenta la familia de Iris para vivir, es una pensión por la discapacidad de su madre.  Y Víctor continúa contando «Mi hermano, siempre pidió ayuda, pero nunca se acercó nadie».

Iris era alumna de la escuela N° 34 del barrio, pero más allá de que la institución estaba al tanto de la situación, Iris García, una niña de 15 años que hoy debería estar planificando un futuro con muchas posibilidades,  falleció en el distrito de pilar por desnutrición, o dicho de una manera más cruda, murió de hambre.

Alguna vez, supimos aplaudir a Federico Achával cuando anunciaba la creación de la mesa de Pilar Argentina contra el hambre. Lo cierto, es que no tenemos duda cuando decimos que hubo  negligencia, hubo abandono de personas y quienes deberían haberse hecho cargo para que Iris hoy siguiera estando entre nosotros, deberían rendir cuentas, porque no podemos permitir que un hijo de Pilar sufra la injusticia del hambre y lo pague con su vida.

En medio de una pandemia que nos hace temblar, en medio de una economía extremadamente frágil, en medio de promesas incumplidas   y compromisos que solo quedan en palabras,  también estuvo Iris,  una niña de 15 años que el día 2 de este mes,  falleció por hambre, y lo cierto es que un hecho de esta característica, no debería pasar en Pilar y en ningún rincón de nuestra argentina.

En un municipio Rico como lo es Pilar, ¿es posible que una niña de 15 años muera de hambre? Lamentablemente Iris nos deja muy en claro que es posible y que deberíamos hacer algo al respecto. 

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "En el distrito de Pilar ¿Puede una niña de 15 años morir por desnutrición? "

Deje un comentario