El acusado de matar al kiosquero actuó fríamente y se cambió de ropa,aunque luego pidió clemencia

El accionar de Daniel Suárez, el delincuente acusado de asesinar al kiosquero Roberto Sabo en Ramos Mejía, quedó registrado y demuestra su frialdad.

Daniel Suárez, el acusado de asesinar al kiosquero Roberto Sabo en Ramos Mejía, se cambió de ropa luego de asaltarlo y dispararle para intentar despistar a quienes lo buscaban mientras huía.

La frialdad con la que este delincuente de 29 años actuó quedó registrada en las grabaciones de las cámaras de seguridad de un supermercado de la zona al cual ingresó con la finalidad de ponerse una muda que tenía en una mochila.

Suárez llegó al lugar, se escondió detrás de una góndola de snacks y se cambió mientras su cómplice, una joven de 15 años embarazada, hacía unos llamados desde su teléfono celular. En pocos segundos, tras completar su operación, ambos salieron y se separaron caminando cada uno por una vereda.

El acusado de matar al kiosquero y su cómplice en el interior de un supermercado al que ingresaron con el objetivo de cambiarse.

Minutos después fueron detenidos gracias a un importante operativo policial que dio con ellos y corroboró que el joven tenía antecedentes y que había purgado condena de 5 años y 10 meses por dos robos, y que salió en libertad el 13 de agosto de 2020 por agotamiento de la pena.

En la jornada del lunes trascendió que Daniel Suárez se negó a declarar ante el fiscal Federico Medone de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, y que se dedicó a llorar y pedirle que no pida una condena de reclusión perpetua, se mostró apenado y le habría expresado que tendría intenciones de suicidarse.

Suárez fue imputado del “homicidio agravado criminis causa, por el uso de arma de fuego” y también de “robo calificado” -dos hechos-, “hurto de vehículo”, “portación ilegal de arma de fuego de uso civil”, “portación ilegal de arma de guerra”, todo ello agravado por la “participación de un menor de edad”.

Tras negarse a declarar, el juez de Garantías 5 de La Matanza, Gustavo Banco, ordenó que el acusado siga formalmente detenido por todos esos delitos mientras se resuelve su situación procesal.

Mientras tanto, su joven acompañante permanecerá alojada en un Instituto de Menores ya que por su edad la Justicia la considera inimputable; quedó a disposición del fiscal Pablo Insúa, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del Departamento Judicial de La Matanza.

 

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "El acusado de matar al kiosquero actuó fríamente y se cambió de ropa,aunque luego pidió clemencia"

Deje un comentario