Diputados aprobó la ley del aborto y Alberto busca que el Senado la sancione rápido

Tuvo 131 votos positivos y 117 negativos. El Gobierno presionó y logró sumar aliados hasta último momento. Intentarán que sea ley antes de fin de año.

 

La Cámara de Diputados aprobó en la mañana de este viernes el proyecto que habilita el aborto tras 20 horas de un debate presenciado por funcionarios del Gobierno, que realizó gestiones hasta último momento para lograr una victoria contundente e intentará repetirla antes de fin de año en el Senado.

Fue aprobado con 131 votos a favor, dos más que la mayoría del recinto, y 117 en contra. En la Cámara alta aún faltan un par de voluntades para garantizar la sanción de la ley y en caso de reunirse podría tratarse en una sesión los últimos días del mes. 

“Queremos que salga rápido”, fue la consigna que se escuchó de cada emisario de la Casa Rosada que caminó por los pasillos del Congreso, abarrotado de gente como nunca este año. No será fácil porque hasta el jefe del oficialismo, José Mayans, está en contra, no cambiará su postura y blinda las presiones presidenciales, que en Diputados no se ocultaron. 

Por los placos del recinto desfilaron desde temprano al ministro de Salud Ginés González García, la de Mujer y Diversidad Elizabeth Gómez Alcorta y la presidenta de Aysa Malena Galmarini, esposa del presidente de la Cámara baja Sergio Massa, quien recibió al contingente de la Rosada en su despacho. 

Ojalá que hoy sea ley el aborto para que nunca más se escuche a una mujer gritando de dolor en una guardia por un aborto clandestino”. 

Las calles fueron cubriéndose de militancia de a poco, con el mismo protocolo de seguridad de 2018 que evitó incidentes: verdes (que apoyan la ley) sobre la avenida Rivadavia, en el ingreso de Diputados; y celestes (que la rechazan) sobre Irigoyen, puerta de entrada del Senado. La plaza quedó vacía y custodiada por personal policial y se ubicaron pantallas con equipos de audio para que el público siguiera la sesión. 

Por la tarde los referentes oficialistas especulaban que podía arribar Alberto Fernández, pero prefirió no aparecer, pese a que la ley es una promesa suya de campaña. Minutos antes de votar, Cristian Ritondo, jefe del PRO y en contra del aborto, hizo un fuerte reproche porque creía que no había autorización para el ingreso de militancia y los palcos estaban cubiertos de pañuelos verdes. “¡No cumplió con su palabra”, le reprochó a Massa.  

La sesión se realizó en forma presencial, con las excepciones autorizadas a quienes justificaron con certificado médico un riesgo de contagiarse Covid 19, por edad o enfermedades precedentes, que podían aparecer por pantallas apostadas al final de recinto, más pequeñas que las utilizas los últimos ocho meses, cuando ocupaban bancas 47 de los 257 diputados. 

Dos diputadas votaron por VPN en condiciones tan delicadas que no eran tenidas en cuenta por las verdes en sus poroteos vespertinos. La entrerriana Blanca Osuana, del Frente de Todos, apoyó la ley desde una clínica de Entre Ríos, donde está internada por coronavirus. 

Festejan las diputadas verdes de Cambiemos, ante la mirada de Fernando Iglesias. 

“Este voto es para que sea ley, por las jóvenes, por las pibas, por mis nietos, por mis hijas, por las miles de chicas que no están y por las que van a venir y nos van a recordar por haber cumplido con nuestra palabra”, cerró su discurso con esfuerzo. 

La radical Roxana Reyes perdió a su hijo el fin de semana, no apareció ni justificó su ausencia pero Massa pidió considerar su situación y la habilitaron a votar igual. Curiosamente, en 2018 había apoyado la interrupción voluntaria del embarazo, pero esta vez la rechazó. 

La ley habilita la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestación y la ratifica en cualquier momento por las dos causales que se permiten desde 1921: riesgo de vida y violación, aunque se mejora la redacción para evitar problemas de interpretación, que derivaron en un fallo aclaratorio de la Corte Suprema en 2012. También se bajan las penas hasta hacerlas excarcelables, que motivó a varios diputados que votaron en contra a pedir que computen su respaldo a esos artículos. 

Pero como no se establece plazos para interrumpir embarazos en los casos ya habilitados el diputado Fernando Iglesias, del PRO, que votó a favor en general, reclamó sin éxito poner un tope en la semana 24 de gestación. “Si negamos que haya una persona en la 14, tenemos que definir cuando sí lo es”, explicó. Fue acompañado por el rionegrino Luis Di Giácomo, un habitual aliado del oficialismo, pero no se los tuvo en cuenta. 

Con la intención de sumar aliados, las promotoras de la ley le hicieron modificaciones en su dictamen en comisión. El texto original ya permitía que los médicos que no quieran realizar el aborto por cuestiones religiosas se excusen, figura conocida como “objeción de conciencia”. Pero se contempló que si un centro de salud no tiene profesionales habilitados puede negar las prácticas y hacerse cargo de la gestión y los costos de la derivación. 

Cecilia Moreau. 

No alcanzó para convencer a algunos indecisos como el radical Martin Berhongaray, pero podría servir para lograr la mayoría que en el Senado todavía no hay. Iglesias llamó la atención a las responsabilidades penales que tendrán los médicos objetores. “Quedan totalmente desprotegidos”, alertó, pero en ese caso tampoco fue escuchado. 

El debate comenzó a las 11 de la mañana del jueves y finalizó a las 7 de este viernes, pero a poco de iniciar se supo que el resultado estaba definido, porque la supremacía verde confirmada en la última semana se engrosó con el aporte de diputados oficialistas que estaban indecisos o hasta habían anticipado el rechazo.

Fueron los casos del sanjuanino Francisco Guevera, que lo anunció junto a la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza; la misionera y habitual aliada Flavia Morales, el tucumano Mario Leito y el jujeño Daniel Ferreyra, quien denunció presiones a su hija y prefirió abstenerse. Contó que “un programa de televisión” lo había acusado de venderse, en alusión ciclo de Viviana Canosa, por canal 9. Guevara también dijo que el teléfono suyo era collage de amenazas. 

Héctor Bárbaro, misionero pero del Frente de Todos, se abstuvo y lo justificó en un compromiso de campaña, dirigiéndose a sus colegas de bancada que lo rodeaban con atuendos verdes. Y la santafesina Alejandra Obeid, hija del ex gobernador, anunció su conversión en la madrugada aún cuando su fe católica se mantiene intacta. “Discutimos si seguimos convalidando la clandestinidad, si seguimos desprotegiendo a las mujeres o si realmente las acompañamos en la decisión”, se justificó. 

La ex gobernadora de Catamarca Lucía Corpacci no tomó posición durante el debate en comisión, pero llegó a la sesión con pañuelo verde y relató historias de muertes por abortos clandestinos que vivió hace cuarenta años cuando hacía guardias en los hospitales.

“El aborto existe desde esa época y yo pedía que legalice. Ojalá que hoy sea ley para que nunca más se escuche a una mujer gritando de dolor en una guardia por un aborto clandestino”, auguró. De todos modos, el Senado tiene la última palabra. 

 La única novedad favorable para los celestes fue el rechazo de los cuatro diputados de Córdoba Federal, el bloque de Juan Schiaretti, pero no fue posible torcer a al menos una parte de la mayoría de radicales que votó a favor, como esperaban. 

En el PRO hubo supremacía de rechazo, pese a las posturas firmes a favor como las de Silvia Lospennato, Iglesias (que no dio quórum y se mostró incómodo por apoyar una ley del Gobierno), Fernando Wolff y Camila Crescimbeni, referente de la juventud macrista. Sebastián García de Luca, cercano a Emilio Monzó,  se declaraba indeciso, votó a favor. 

33 oficialistas resistieron las presiones y votaron en contra y 3 se abstuvieron. Molesta por sus pares conversos, la santafesina Vanesa Massetani, militante celeste y encargada de coordinar los grupos de whatsapp, dijo al inicio del debate que no se dejaría presionar por ningún funcionario. “A ellos los ponen con el dedo; a nosotros nos elige el pueblo”, les advirtió. 

El presidente del PJ, José Luis Gioja, volvió a votar en contra como en 2018, pidió reinsertar aquel discurso en las versiones taquigráficas y leyó la verdad 14 de las 20 que hizo suyas la doctrina del peronismo y define al justicialismo como “una nueva filosofía de la vida, simple, práctica, popular, profundamente cristiana y profundamente humanista”.

Otra rebelión oficial fue la de Eduardo Valdés, ex embajador del Vaticano, socio fundador del Frente de Todos y amigo de Alberto Fernández y del Papa Francisco. Su hijo, legislador porteño, le pidió por carta revisar su posición pero no lo logró. Se justificó en la gestión presidencial de Cristina Kirchner, sin mencionar que no avaló el aborto en esos años como lo hizo cuando fue senadora. “Tuvo una cultura natalista, con la asignación universal por hijo y el plan Qunita”. 

Las funcionarias festejan. 

“Pero cuando hay embrión hay vida y esta es la vida más desprotegida; desecho en esta opinión cualquier condena penal para la mujer. Prefiero un Estado que diseñe e implemente políticas públicas que las sostengan y apoyen”, dijo Valdés. 

El debate

Los discursos giraron por los mismos tópicos que hace dos años: el reclamo para autorizar abortos que ya existen y se llevan a cabo en la clandestinidad; y la convicción de que hay vida desde la concepción y por lo tanto interrumpir el embarazo es matar a un ser vivo, que bien se puede evitar con una mejor educación. 

“Estamos contemplando el derecho a decidir, requerir y acceder a la interrupción voluntaria del embarazo. Por fuera de ese plazo se mantienen las dos causales que existen hace muchos años en el Código Penal”, inició la sesión la oficialista Cecilia Moreau, que ofició de miembro informante durante el breve debate en comisiones.

“Decenas de miles de mujeres en la Argentina son internadas todos los años por complicaciones de abortos. Muchas más abortan y no tienen complicaciones, otras lamentablemente mueren. Si un problema en salud pública tiene solución, entonces se transforma en un tema importante”, siguió el oficialista Pablo Yedlin, presidente de la Comisión de Salud. 

Si es ley habrá dos tipos de seres: los deseados y los indeseados. A los primeros los socorremos y los otros se convierten en residuo patológico 

Los celestes levantaron al voz con Carmen Polledo, del PRO. “Se dice que las mujeres tienen derecho a decidir por su cuerpo. Pero lo que hay es una vida. El aborto es algo a evitar, no a legalizar”. Su par Marcela Campagnoli, de la Coalición Cívica, sostuvo que Ginés González García no exageraba al ironizar que si el feto tiene vida, el aborto es un genocidio universal. Dina Rezinovsky, del PRO y con participación en la iglesia evangélica, denunció “billetazos” del Gobierno para torcer votos. 

El radical Álvaro de Lamadrid, de los más duros con el kirchnerismo, no tuvo reparos en aprobar la ley y considerarla parte de la emancipación de las mujeres. Su correligionaria Karina Banfi, consideró “una tortura” obligar a una mujer a continuar con un embarazo y recordó que el derecho positivo originalmente no penaba la interrupción del embarazo, pero fue impuesta por la el derecho canónico. 

La derrota de los celestes en las calles. 

Leonardo Grosso, del Frente de Todos, ratificó la cifra de 365 mil abortos clandestinos informada por Vilma Ibarra en comisión y el radical Ricardo Buryaile, desde el zoom, si preguntó como harán para atenderlos con esta ley. 

Hugo Yasky politizó el debate con alusiones a Macri y una reivindicación a la jujeña Milagro Sala. No tardó en cruzarlo la radical Gabriela Burgos, radical y celeste. “No se que tiene que ver con el feminismo una persona que habilitaba maltratos a las mujeres y hasta las obligaba a tener sexo con sus hijos”.

Soher El Sukaria, diputada del PRO y la primera representante parlamentaria argentina de la comunidad musulmana, sostuvo que mientras las verdes alegan a la religión, quienes rechazan a la ley no invocan a la fe. “Hablan de la iglesia y corren a sacarse una foto con el papa”.

La radical Brenda Austin enumeró las leyes que ampliaron derechos y tuvieron el repudio de la iglesia, desde la sepultura y la educación laica del siglo 19, el voto femenino y el divorcio en el siglo 20 y el matrimonio igualitario en el 21. Y citó un reclamo por el aborto legal de María Fiorentina Gómez Miranda, histórica dirigente radical.  

“Decía que si negamos el aborto legal la madre sería una cosa, algo equivalente a un fondo sirviente, un estuche vacío. Las leyes se hacen de hombres y mujeres, no para héroes. ¿Por qué se les pide que tengan un acto de heroísmo y que dejen de lado su vida y sus sueños?. ¿Por qué creen que hace falta la tutela del Estado?”, se preguntó y se ganó los aplausos con más citas históricas y referentes a militantes feministas. 

Austin y Silvia Lospennato, del PRO, recordada por aquel cierre de 2018, se abocó esta vez al debate que se viene si el aborto es ley que es la constitucionalidad, por la lluvia de amparos que habrá en los Tribunales. El macrista Pablo Torello había adelantado que sería de los primeros en presentar uno.

“Si no fuera constitucional el aborto no estaría contemplado en algunas causas como está en el Código Penal, avalado en un fallo de la Corte. Cada tres horas en Argentina una niña es obligada a parir. No cambió nada en estos dos años”, sostuvo Lospennato.

Graciela Camaño fue la última celeste en hablar y se convirtió en referente de la lucha por las dos vidas, que hasta ahora acompañaba sin levantar demasiado el perfil. “Si es ley habrá dos tipos de seres: los deseados y los indeseados. Alos primeros los socorremos y a los otros se convierten en residuo patológico. El aborto será legal, pero no será justo. La legalidad hunde sus raíces en los mecanismo de poder, pero muchas veces no tiene nada que ver con lo justo”.

El cierre le tocó esta vez a Gabriela Cerruti, del Frente de Todos. “Estamos en los momentos virtuosos de la historia, donde las demandas colectivas se cruzan un con Estado que las escucha. Dejen de hacer del cuerpo de las mujeres el territorio de disputa lo que no pueden solucionar en la economía y en la política”, culminó. Después se pasó a votación. 

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Diputados aprobó la ley del aborto y Alberto busca que el Senado la sancione rápido"

Deje un comentario