Cuentas públicas: el déficit primario de julio cayó 32%

Se trata de una estimación de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) sobre la base del gasto devengado. Si se contabilizaran las transferencias del BCRA, el resultado hubiera sido superavitario.

 
Por Carlos Lamiral

Aunque se espera que desde el segundo semestre de este año el Gobierno vaya abandonando la prolijidad en el manejo de las cuentas públicas que caracterizó a las primera mitad del año, en julio el ministro de Economía, Martín Guzmán, logró mantener a raya el gasto, subir ingresos y con ello reducir el déficit fiscal primario en 32% real con relación al saldo que tuvo la Administración Nacional en 2020. Si bien es un dato que muestra un buen manejo de las cuentas, cabe recordar que en junio la reducción del quebranto había sido del 64%, es decir el doble.

De acuerdo con un informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) en base al gasto devengado, el resultado primario en rojo fue de $131.322 millones. Eso se consiguió en función de ingresos por $640.206 millones y gastos por $771.528. El organismo técnico que depende del Poder Legislativo explicó a grandes trazos que el resultado se explica por el menor gasto sanitario, en el sistema previsional, la disminución en el pago de intereses de deuda y una expansión de los ingresos de 7,1% año contra año. El viernes el Tesoro dará a conocer los datos del sector público en base caja, que es la metodología que sigue el FMI para chequear el estado de las cuentas.
Por otro lado, el déficit financiero que incluye el pago de intereses de deuda, fue de $183.223 millones. Un punto a tener en cuenta es que la OPC no incluye como ingresos las ayudas del Banco Central al Tesoro, que durante el período fueron de $180.000 millones en concepto de utilidades. De incluir ese monto el resultado primario pasaría a ser superavitario en $48.678 millones y el déficit financiero se reduciría a $3.223 millones.En el acumulado de los primeros siete meses del año, los ingresos totales fueron de $4 billones, con una suba nominal del 71% y real del 17,3%, y los gastos totales de $5 billones, lo que implicó un alza nominal del 33,5% pero una baja real del 8,4%. Todo indica que el ahorro de la primera mitad del año se va a usar en el segundo semestre para fortalecer el consumo y apuntar el crecimiento económico, con la mirada puesta en las elecciones de noviembre. Hay que tener en cuenta que hace una semana el gobierno hizo una ampliación del gasto presupuestario de $708.000 millones que incluye financiamiento para 80 obras públicas. Ese mayor gasto contempla también mayores ingresos por $684.000 millones, lo que agrega al cálculo final del año unos $24.000 millones de déficit. Los cambios impactarán en los datos de agosto.

En julio, en tanto, los ingresos exhibieron una expansión real de 18,7% año contra año, destacándose el Aporte Solidario y Extraordinario de $144.402 millones y el salto en los Derechos de Exportación del 97,9%.

Por su lado, los gastos primarios se contrajeron 7,3% debido mayormente a las variaciones negativas en las jubilaciones y pensiones (9,6%) y los salarios públicos (5%). En cambio, se registraron subas importantes en los gastos de capital (92,1%) y en los subsidios energéticos (43,9%).

La OPC destacó el nivel de gasto en programas sociales “cayó en términos reales respecto al año pasado, pero fue 3 veces mayor al compararse respecto de igual período de 2019”.

Con respecto al inicio del año, el presupuesto aumentó en $273.326 millones, cuyo destino prioritario fueron los programas sociales como el REPRO II, PROGRESAR y PAMI y la adquisición y servicio de logística y distribución de las vacunas contra el COVID-19.

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Cuentas públicas: el déficit primario de julio cayó 32%"

Deje un comentario