Aborto legal en Argentina: Pasada las cuatro de la mañana, una Argentina mas justa

La práctica en la argentina del aborto clandestino es una realidad tangible con miles de  abortos cada año,  la muerte, es un resultante de la promiscuidad, de la diferencia de clases, de ese grieta tan manoseada donde los que más tienen respiran aires de complacencia   mientras los de abajo,  inhalan el hollín de la desigualdad.

 

 

Por Jesús Marcelo Delise

 

En la argentina, aborto clandestino es igual a mujeres entregadas a la suerte de las pésimas condiciones sanitarias,  discriminación social y sexista que se acentúa cada vez más con la miseria y la exclusión crecientes.

La Organización Mundial de la Salud, nos dice que  América Latina, es la región del mundo donde se realizan más abortos, y  es el último reducto que le queda a la Iglesia Católica para seguir imponiendo sus concepciones ideológicas.

Aborto inseguro o aborto clandestino, es el resultado de una sociedad patriarcal, donde la iglesia transmite concepciones puestas en práctica que llegan desde  la época de la inquisición.

Un aborto inseguro, califica como procedimiento extremadamente peligroso para la vida que es auto inducido en condiciones antihigiénicas, o puede referirse a un aborto mucho más seguro realizado por un médico que no brinda la atención adecuada después de su gesta.

El aborto inseguro en la argentina,  es una constante  de mortalidad y morbilidad materna, donde la mayoría de las mujeres que se someten a él, lo hacen  a sabiendas de que los médicos bien entrenados no están fácilmente disponibles,

Gran parte de las muertes relacionadas con el embarazo en todo el mundo,  está asociada con el aborto inseguro y clandestino y nuestro país, obtiene cifras alarmantes sobre todo en los extractos sociales más bajos. ​

El otro día, leí una historia escrita por la Periodista Mariana Carbajal en página 12 donde nos contaba sobre  María Campos,  una madre que murió el 27 de febrero de 2018 como consecuencia de un aborto clandestino.

Cuenta que en su desesperación  por una gestación que no quería continuar, María recurrió a lo que pudo: una curandera de su pueblo, La Candelaria, casi en el límite con Salta, donde el desenlace fatal se produjo después de que le pusieran  una sonda y que María anduviera  varios días con esa sonda por  aquel paraje, donde ni siquiera existe señal para el uso de un  celular.

María Campos ya tenía seis hijos. No quería otro más y como consecuencia de una práctica antihigiénica y clandestina murió el 27 de febrero de 2018.

Mariana Carbajal nos entrega detalle de una realidad poco conocida,  el hospital más cercano al  pueblo de María Campos está a unos 40 kilómetros, en San José de Boquerón, Departamento Copo.

Lo cierto es que María tuvo  temor a ser denunciada o discriminada pero al final,  Fue a ese puesto sanitario ya con un cuadro grave. Y ante la falta de recursos para darle una atención adecuada, la derivaron a la capital provincial, al Hospital Regional de Santiago del Estero.

María Llegó con una infección generalizada después de una travesía de casi 300 kilómetros en ambulancia y  no pudieron salvarle la vida.

María Campos, falleció a la  edad de 37 años dejando a 5 niñas y un varoncito sin su madre y una historia que hablaba de cientos de Marías silenciadas, ocultas por una sociedad que no quería aceptar un debate para que esas tantas otras Marías salieran a la luz y pudieran reclamar  sus derechos a decidir por su cuerpo.

Desde el sistema público de salud,  se atienden miles de casos de mujeres al año cuyos abortos clandestinos fueron incompletos y sufrieron complicaciones. Esto  no es un dato tirado a la deriva, todo lo contrario, es un dato real que suele ser omitido desde las usinas conservadoras que se oponen a su legalización. Incluso, los argumentos que sostienen que el aborto legal, seguro y gratuito podría significar un elevado costo a asumir por la salud pública. O peor aún, cuando se vaticina un futuro de mujeres irresponsables embarazándose a sabiendas  de poder abortar.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. La lucha por el derecho al aborto: una deuda de la democracia | Voces en el FenixObligadas por la desesperación, las mujeres recurren a todo tipo de métodos para interrumpir voluntariamente su embarazo.  Desde aquellos baños de agua muy caliente y purgantes recomendados como abortivos por los romanos, hasta las recetas más modernas con brebajes realizados con plantas tóxicas, como la ruda,  o inyecciones vaginales de Coca-Cola y otros productos igual de peligrosos, cada mujer tira los dados y espera que su vida no quede interrumpida en una sala improvisada o en un cuarto promiscuo donde el curandero del pueblo se muestra como un iluminado de los dioses.

Se calcula que en argentina entre 460 y 600 mil mujeres recurren cada año al aborto clandestino, lo que deja muy en claro que la penalización no impide su práctica.

La realidad del aborto, está entre nosotros y siempre lo estará, sin importar las posiciones ideológicas o los credos religiosos que practiquemos

El mandato de la iglesia católica con su mirada arcaica seguirá  impidiendo abortar, pero las sociedades merecen mucho más que una posición religiosa y en este contexto histórico,  la pelea va mucho más allá, se entrevera cada vez más fuerte en  el consiente colectivo y no cabe duda,  reclama el reconocimiento de un derecho personalísimo.

El grito de las que ya no están”: La lucha contra los femicidios en América Latina « Diario y Radio U ChileEn una sociedad como la nuestra,  donde una mujer es violada y se somete al silencio antes que a la vergüenza, donde el femicidio en  boca de algunos interlocutores termina convirtiendo al agresor en víctima, hay miles de pañuelos  verdes que se agitan en cada rincón de nuestra patria  para que nunca más, a una  mujer se le niegue el  derechos a elegir,  es hora de que ellas ejerzan  plenamente esos derechos individuales que la aran más fuerte y menos vulnerables,  es hora de que puedan elegir  como responsables y soberanas  sobres sus actos.

En definitiva,  no hay leyes que puedan contra la voluntad de aquellas que deciden abortar y la pregunta que una vez más,  esta sociedad se atrevió a realizar, es si seguiremos en silencio por prejuicios religiosos o nos atrevemos a detenernos por un instante y aceptar que hay otras alternativas.

El Senado aprobó la legalización del aborto impulsada por el GobiernoHoy pasada las cuatro de la mañana,  Con 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención, el Senado aprobó la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo enviada al Congreso por el presidente Alberto Fernández.

Hoy, miles de mujeres se abrazaron, lloraron agitaron sus pañuelos verdes y entendieron que su lucha a comenzado a dar frutos.

Del otro lado, hay quienes están enojados, hay quienes hablan enfurecidos  porque no pudieron doblegar el empujón decisivo de la ola verde, pero claro, esto es democracia y la mayoría fija el rumbo.

Hoy pasada las cuatro de la mañana el Senado aprobó la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y para mí, hoy pasada las cuatro de la mañana, la argentina comenzó a ser un poco más justa.

Soy Católico apostólico romano, Cursillista y devoto de nuestra Virgen de Luján,  pero  claro, esta posición no me aleja de mi emoción al ver miles de voces gritar de alegría, no me aleja de la emoción que me genera  ver a miles de mujeres abrazarse después de una larga vigilia.

Hoy es un día histórico y en lo personal para mi pasada las cuatro de la mañana la argentina comenzó a ser un poco más justa.

Lágrimas, baile y cantos: los festejos por la legalización del aborto - Vox - Portal de noticias de la provincia de Mendoza

 

Compartir nota

Sea el primero en comentar en "Aborto legal en Argentina: Pasada las cuatro de la mañana, una Argentina mas justa"

Deje un comentario