No hubo acuerdo con las empresas de colectivos y viajar volvió a ser un caos

Autoridades del Ministerio de Transporte y representantes de las cámaras del transporte automotor de pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se reunieron este miércoles para buscar una solución a la situación generada por el atraso en el pago de los subsidios.

Aunque las partes destacaron la “buena predisposición”, no hubo acuerdo, por lo que las empresas mantuvieron el lock out que redujo a la mitad las frecuencias de circulación de los colectivos.

Por eso, y por segundo día consecutivo, miles de usuarios del servicio de transporte de pasajeros sufrieron demoras y complicaciones para viajar en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano.

“Fue un diálogo con buena predisposición de ambas partes. Se habló sobre el estado de situación, que forma parte del diálogo permanente que hay entre las cámaras y el Ministerio, ya que la situación lo amerita”, señalaron a la agencia de noticias Télam fuentes de la cartera que conduce Alexis Guerrera.

Las fuentes consultadas indicaron que se están buscando “las herramientas necesarias para que se pueda garantizar el servicio al usuario y no encuentre inconvenientes”.

Desde el sector empresario, por su parte, dijeron que no hubo acuerdo con el Gobierno y confirmaron que seguirán las demoras en los servicios.

“El conflicto no se destraba, ambas partes se comprometen para seguir conversando”, señaló Mario Vacca, de la Cámara Empresaria del Transporte Urbano (Cetuba), en declaraciones radiales.

“No va a funcionar la totalidad del servicio, va a funcionar la mayor cantidad posible de colectivos”, acotó el directivo, tras lo cual afirmó que “la situación no es homogénea en todas las empresas, algunas van a mejorar y otras no”.

Participaron del encuentro el ministro Guerrera; el secretario de Transporte Interjurisdiccional, Marcos Farina; el subsecretario de Política Económica y Financiera, Carlos Vittor; y representantes de las cámaras del transporte urbano.

Los transportistas reclaman por el atraso en el pago de los subsidios, razón por la cual redujeron ayer sus frecuencias en un 50 por ciento, lo que hizo que miles de pasajeros de la zona del AMBA hicieran largas filas en las principales estaciones de colectivos y esperaron entre 40 y 50 minutos la llegada de las unidades, con el agravante de que muchos colectivos no se detenían al llegar cargados de pasajeros.

Boleto

El presidente de la CEAP, José Troilo, declaró que, sin los subsidios estatales, el valor del boleto del colectivo que deberían pagar los pasajeros se ubicaría en 150 pesos.

“Hoy lo que paga el usuario es un promedio de 13,50 pesos, un ingreso con el que las empresas no pueden comprar el gasoil de un día”, sostuvo.