Exclusivo: Schiaretti avanza en la idea de una fórmula con Manes y Monzó en Buenos Aires

El consultor Guillermo Seita es el nexo. La idea principal es una fórmula con Manes, que podría llevar a Emilio Monzó como candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires.

Juan Schiaretti volvió a reclamar una salida «de esta grieta que perjudica a todos» y dijo que para lograrlo «hay que generar algo nuevo»: «De una grieta, como de los laberintos, se sale por arriba», dijo el gobernador cordobés, parafraseando a Leopoldo Marechal.

En el radicalismo admiten que las conversaciones con Facundo Manes y Gerardo Morales «existen y son constantes» y pueden llevar al jefe del peronismo cordobés a «confluir» en un espacio en el que también imaginan a otros peronistas y sectores moderados del PRO. La «reconfiguración de los frentes» de la que habla Schiaretti en privado.

Schiaretti y Manes tienen como punto en común el asesoramiento de Guillermo Seita, con quien el gobernador cordobés tiene una amistad desde hace décadas. En Córdoba, Schiaretti tiene como socio minoritario al GEN de Margarita Stolbizer, socia de Manes en Buenos Aires. Seita empujó el acercamiento, pero el más entusiasmado con la idea es su socio, Gastón Duek.

Estos tanteos ya provocaron un cimbronazo en el espacio de Horacio Rodríguez Larreta. El dato de que Emilio Monzó analiza presentarse como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires acompañando una candidatura presidencial de Manes detonó la relación entre el jefe de Gobierno porteño y el diputado bonaerense.

Monzó fue clave en el armado de Manes que enfrentó a Diego Santilli en las primarias bonaerenses. Un armado que incluyó a peronistas como Joaquín de la Torre, a radicales y a la propia Stolbizer. En la cena antigrieta en la casa del salteño Juan Manuel Urtubey, estuvieron Monzó y su socio político, el candidato a gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio.

 

El orden de la fórmula entre Schiaretti y Manes no está resuelto. Como tampoco está claro hasta donde acompañaría el jujeño morales, que mantiene muy buen diálogo con Larreta, a quien acompañó en su reciente visita a Santiago del Estero.

Como sea, en el radicalismo comienzan a digerir que las reuniones de Morales y Manes con Schiaretti no son ya para «después del 2023», como dijo el presidente del partido en Córdoba, Marcos Carasso, sino que la crisis puede adelantar los tiempos vertiginosamente.

El orden de la fórmula entre Schiaretti y Manes no está resuelto. Como tampoco está claro hasta donde acompañaría el jujeño morales, que mantiene muy buen diálogo con Larreta

En este marco, Schiaretti insistió en posicionarse como un opositor, un outsider del peronismo nacional: «Ellos (por el Frente de Todos) tienen que explicarle a la sociedad cómo funciona esa coalición y qué es lo que hacen entre ellos. Lo que a mi me parece importante es que Argentina consiga salir de la grieta», dijo el mandatario cordobés.

Larreta y Morales en Santiago del Estero

 

Remarcó: «Hay grietas para todos los gustos y colores. Grieta entre el Gobierno y la oposición. Grieta dentro del mismo Gobierno. Grieta dentro de la misma oposición. Hay que generar algo nuevo, algo que permita que haya un diálogo fecundo, que nos pongamos de acuerdo en temas centrales, algo nuevo que nos permita encarar la solución».

«Hoy estamos más cerca de confluir, pero dependerá de cuánto crezca Cristina tras su intervención (al Gobierno de Alberto) y si eso le vuelve a dar vida a Macri. Pero hay intención de avanzar por el centro», reconoció un dirigente del radicalismo cordobés que confirma las «conversaciones cruzadas», aunque aclara que estas son a nivel nacional, sin que se hayan alterado los planes de su partido respecto de disputarle al peronismo la Gobernación provincial y la ciudad capital.